Inicio Blog Cuatro ejemplos de incapacidad permanente parcial

Cuatro ejemplos de incapacidad permanente parcial



Cuatro ejemplos de incapacidad permanente parcial
  • 03 Enero 2020

¿En qué consiste la incapacidad permanente parcial?

La incapacidad permanente parcial es aquella situación en la que se encuentra el trabajador que, después de haber recibido el tratamiento médico adecuado para la curación de sus lesiones, tiene una disminución no inferior al treinta y tres por ciento que le limita para trabajar pero que no le impiden realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual. 

¿Puedo trabajar si tengo una incapacidad permanente parcial?

La respuesta es si, puesto que la incapacidad permanente parcial es compatible con el desarrollo de cualquier actividad laboral e incluso con el mantenimiento del trabajo que se venía desarrollando.

La característica principal de la incapacidad permanente parcial es que el trabajador puede seguir desarrollando las funciones fundamentales de su categoría profesional porque no está impedido para el trabajo sino limitado por lo que la relación laboral no se extingue ni se puede despedir al trabajador por este hecho.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de la prestación de incapacidad permanente parcial?

Los beneficiarios para el cobro de la prestación de incapacidad permanente parcial deben de cumplir una serie de requisitos:

- No tener cumplida la edad de jubilación en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva del Sistema, si la incapacidad deriva de contingencias comunes.

- Estar afiliada y en alta o en situación asimilada al alta.

- Tener cubierto un período previo de cotización, si la incapacidad deriva de enfermedad común de 1800 días de cotización comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.

¿Cuál es la cuentía y el abono de la incapacidad permanente parcial? 

La prestación se abona en un pago único y consiste en una indemnización a tanto alzado, la cuantía de la indemnización es igual a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo del subsidio de incapacidad temporal del que se deriva la incapacidad permanente.

Ahora vamos a poner una serie de EJEMPLOS de situaciones en las que existe una INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL

- Un peón de almacén que se dedica a hacer inventarios, cargar y transportar los pedidos que sufre un accidente de coche y pierde el 75% de movilidad de un brazo. En este caso debido a las secuelas que sufre no puede cargar el peso de los pedidos pero puede transportarlos en el vehículo adecuado y seguir haciendo inventarios.

- Un trabajador con categoría profesional de mecánico de ascensores al que deben colocarle una prótesis en la rodilla que le impide cargar peso y poder arreglar ascensores pero le permite realizar tareas administrativas en la oficina o permanecer haciendo funciones de fábrica en la misma empresa.

- Una entrenadora persona que trabaja en un gimnasio que padece un cáncer de mama y le impide levantar peso en ese brazo. A pesar de tener limitada su movilidad y fuerza en el brazo, puede seguir dirigiendo otras clases y asesorar como monitora.

¿Qué criterios se tienen en cuenta para conceder una incapacidad permanente?

Para que se conceda una incapacidad permanente las lesiones que padece el trabajador deben impedirle realizar su trabajo. Es decir, tiene que existir una relación de causa efecto, la dolencia que padece el trabajador debe afectar a su vida diaria y, sobre todo, a su capacidad de trabajo.

La tarea del abogado laboralista zaragoza es de presentar e indicar al juez que la situación que padece su representado le impide poder realizar su trabajo puesto que las lesiones o enfermedades que padece limitan o directamente agotan la capacidad de trabajo.

Además de conocer cómo afecta la dolencia del trabajador en relación con su puesto de trabajo, es importante acreditar si la enfermedad es crónica o degenerativa, de manera que se crea una situación permanente en el tiempo que va a impedir al trabajador poder prestar sus servicios en el mismo puesto de trabajo.

Igualmente, es importante indicar si existe posibilidad de mejora de la enfermedad o lesión o algún tratamiento médico que haga posible un avance en la salud o bienestar del trabajador.

Dependiendo de si la enfermedad incapacita al trabajador para su puesto de trabajo o también para el resto de trabajos, se establecerá cuál es el grado de la incapacidad permanente: parcial, total para la profesión habitual o absoluta. Consulta con nuestros abogados expertos en derecho laboral en Zaragoza

¿Es revisable la pensión por incapacidad permanente parcial?

La pensión por incapacidad permanente parcial es una cantidad indemnizatoria que se abona en un solo plazo, por tanto, no es una mensualidad mensual que se pueda retirar si el trabajador mejora en su estado de salud.

En este caso, la mejora del estado de salud del trabajador no implica que tenga que devolver lo cobrado por la incapacidad permanente parcial.

Si necesitas más información o tienes alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro despacho de abogados en Zaragoza, te asesoraremos y tramitaremos tu incapacidad permanente parcial de forma rápida y eficaz. ¡Contáctanos!

USO DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR POLÍTICA DE COOKIES