Inicio Blog Conseguir despido improcedente ante sanciones disciplinarias

Conseguir despido improcedente ante sanciones disciplinarias



Conseguir despido improcedente ante sanciones disciplinarias
  • 14 Febrero 2020

En este artículo vamos a explicar los supuestos en lo que se encuentran muchos trabajadores a los cuales la empresa quiere despedir sin coste económico alguno utilizando la vía de las sanciones disciplinarias.

El empresario en su poder de dirección, puede interponer sanciones disciplinarias a los trabajadores que comentan faltas leves, graves y muy graves en el desempeño de su trabajo.

En el caso de que se establezcan dos sanciones disciplinarias muy graves a un trabajador y las dos sean firmes, se puede realizar un despido disciplinario, de tal manera que la empresa no abona indemnización.

¿Cómo debe actuar un trabajador ante sanciones disciplinarias?

Cuando el trabajador recibe una comunicación de la empresa en la que se le sanciona disciplinariamente por un supuesto incumplimiento en el desempeño de su trabajo, lo primero que tiene que hacer es firmar las sanciones disciplinarias como “no conforme”.

Desde ese preciso momento en el que reciba las sanciones disciplinarias debe ponerse en contacto con un abogado laboralista en Zaragoza para que le asesore a la hora de recurrir la sanción.

Existe un plazo de veinte días para recurrir las sanciones disciplinarias interponiendo la correspondiente papeleta de conciliación en el Servicio de Mediación y Arbitraje de Aragón.

Los principales motivos por los que se suelen recurrir las sanciones disciplinarias son porque los hechos no son ciertos y se tienen pruebas que acrediten lo contrario, también porque los hechos alegados por la empresa han caducado y, en otras ocasiones porque las manifestaciones vertidas no son concretas y producen indefensión al trabajador.

Cuando se celebra el acto de conciliación contra la empresa al haber recurrido las sanciones disciplinarias aconsejamos que los trabajadores estén acompañados de un abogado laboralista en Zaragoza para que negocie con la empresa.

En estos casos, puede que la empresa mantenga su decisión de sancionar al trabajador o puede retirar la sanción y dejarla sin efecto o también puede proseguir con las sanciones disciplinarias pero sin que cuente a efectos de despido, es decir, que aunque al trabajador le interpongan otra sanción no será motivo suficiente para despedirle.

¿Cómo conseguir un despido improcedente por sanciones disciplinarias?

Tal y como se establece en el Estatuto de los Trabajadores, una de las causas para despedir a un trabajador es por el motivo de la interposición de dos sanciones disciplinarias muy graves a un trabajador.

Para poder conseguir un despido improcedente hay que recurrir en plazo las dos sanciones disciplinarias para que no tengan firmeza y así poder alegar que los hechos de las sanciones no son ciertos, que el empresario ha intentado despedir al trabajador por esta vía para conseguir menores costes económicos y que las sanciones disciplinarias no son firmes por lo que no puede considerarse un despido disciplinario sino improcedente.

USO DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR POLÍTICA DE COOKIES